Wataru, uno de los principales artistas multidisciplinares del momento que encuentra su fuente de inspiración en las bodegas Avgvstvs Forvm de El Vendrell. El artista japonés ha realizado una perfomance desbordando su creatividad sobre una de las barricas de crianza de vino de las bodegas. Esta barrica se sumará al resto de obras que la bodega, fruto de su sensibilidad con la tierra y el arte, ha ido acumulando a lo largo de las sucesivas visitas que Wataru ha hecho en la bodega y que se pueden ver tanto en la sala de visitas enoturísticas "Entre Vinyes", como en el resto de espacios de las bodegas.

Huella creativa

El artista japonés tiene una estrecha relación con la bodega de El Vendrell desde 2004, cuando una visita a la finca Les Deveses le transmitió una energía y equilibrio que comenzó a plasmar en su obra. Cada año, y ya van once, Wataru viaja hasta Avgvstvs Forvm para tener un encuentro con el entorno que le permite evolucionar en su proceso creativo.

Aprovechando la visita de Wataru a las bodegas, ha tenido lugar la segunda edición de 'Corecuinà', la fusión del arte, la cocina, el vino y el producto de la tierra, un nuevo concepto gastronómico creado por este visionario.

En esta ocasión Wataru ha dado un paso más y ha evolucionado su visión conceptual del arte hacia la cocina y el vino, dejando una huella muy singular. El origen de la denominación 'corecuinà' hay que encontrarla en el nombre de una especie de pájaros en Japón que viven dentro del agua. Estos pájaros tienen el nombre de 'kuina'. Wataru, en una de sus visitas Cataluña y mientras estaba disfrutando de la gastronomía catalana, vio un pájaro sobre el agua y en ese momento comenzó a dibujarlo. Esta imagen quedó como símbolo de 'corecuinà, transcripción fonética japonesa de' cocina en catalán'.

'Corecuinà' se plantea como un encuentro organizado por el colectivo 'Terra i Taula' con la colaboración de las bodegas Avgvstvs Forvm, donde el artista, inspirándose en elementos básicos como los productos de la tierra y los nuevos vinos Avgvstvs Microvinificaciones, deleitó a la audiencia con una propuesta única: un cuadro de chocolate pintado con colorante alimentario e ingredientes naturales para aportar texturas y volumen.