Hotel SPA convento las claras refresca la carta de su restaurante

Ubicado en lo que fue la antigua capilla de este convento del siglo XVII, el Restaurante Conde Lucanor combina vanguardia y tradición en los fogones.

 El verano ha llegado y los paladares más exigentes buscan nuevos sabores, experiencias gastronómicas alternativas y sensaciones refrescantes. Y la nueva carta de verano del Restaurante Conde Lucanor, del Hotel Spa Convento Las Claras, combina todos esos ingredientes. Aromas cítricos y sugerentes salsas condimentan algunas de las nuevas creaciones del chef, Gonzalo Díez, que tampoco se olvida de los platos tradicionales de la tierra como el lechazo asado.
 
Uno de los aspectos más destacados del Hotel Spa Convento Las Claras es, sin duda, su gastronomía. Integrado por un joven equipo de profesionales, el Restaurante Conde Lucanor, situado en la antigua capilla de clausura, es un espacio gastronómico donde se cuidan al máximo los detalles. El comensal se verá sorprendido a través de sus platos, perfectos exponentes de la cocina castellana más vanguardista, sin perder ciertos toques tradicionales, tanto por la unión de sabores y texturas como por la excelente presentación.
 
De cara al verano, además, su carta presenta suculentas novedades como Ensalada de queso de cabra con frutos rojos, mousse de oca y panceta ibérica con vinagreta de módena y fresas; Taco de sandía a la plancha con chupa chups de codorniz en escabeche de café y vinagreta de frutas tropicales; Salmón salvaje de Alaska con compota de manzana reineta y mostaza antigua con grosellas y chips de manzana; o Canelones de carrillera de cerdo ibérico con hongos y ñoquis en su salsa.
 


Entre los platos más tradicionales de la Ribera del Duero no podía faltar el Lechazo churro asado al horno y otras propuestas más modernas como las Chuletillas de lechazo churro confitadas en aceite picual y marcadas a la plancha con patata panadera y trigueros, o el Solomillo de buey a la piedra con su guarnición de verduras. El chef Gonzalo Díez muestra su carácter innovador también en los postres, con auténticos caprichos dignos de ser degustados pausadamente como la Crema de yogurt griego con espuma de toffee y garrapiñados, la Sopa de chocolate blanco con su crujiente de pan y aceite de arbequina o el Capuccino de frutos rojos sonoros.
 
El Hotel Spa Convento Las Claras está situado en la monumental localidad vallisoletana de Peñafiel. Este antiguo convento de clausura, reconvertido en hotel de cuatro estrellas, cuenta con 64 habitaciones, salones de reuniones, un claustro central como salón social y un área de Spa ‘Sólo Sentidos’, con piscina climatizada, sauna y jacuzzi, entre otras instalaciones.